Imagina que después de un gran proceso creativo has conseguido sacar el naming ideal para tu idea de negocio, has creado la marca, el logotipo, has elegido los colores, la tipografía, los elementos que acompañarán. Lo tienes todo. O eso crees. Vaya, se te ha olvidado realizar el registro de marca.

Ups, gran error. ?

La importancia del registro de marca para tu idea de negocio

¿Por qué? Te preguntarás (o no y solo nos lo preguntamos nosotros).

Porque es una de las cosas más importantes a la hora de comercializar tus productos y ofrecer tus servicios. El registro de marca es como el acta de nacimiento, con ella demuestras que bajo la ley eres tú quien ha creado la marca y tienes la protección y poder de uso de la misma.

Y es que, cuando en tu estrategia comercial, el nombre de tu negocio o producto va a jugar un papel muy importante, es muy conveniente protegerlo, para así evitar que la competencia u otras personas, te lo pueda quitar.

Además, el nombre de marca es un elemento de diferenciación, captación de atención de los clientes y generación de fidelidad por parte de estos.

Pero antes de seguir avanzando, vamos a aclarar la diferencia entre el nombre de marca y el nombre comercial.

¿Cuál es la diferencia entre nombre de marca y nombre comercial?

La marca es el símbolo que identifica tu producto o servicio en el mercado.

El nombre comercial es un título que adquiere tu empresa, que le concede el derecho exclusivo a la utilización de cualquiera denominación o signo como identificador y que sirve para diferenciar su actividad de la de otras empresas comerciales.

Por lo que se podrían llamar de diferente forma sin ningún tipo de problema.

O, resumiendo y para que se entienda mejor, el nombre de marca es como te gusta que te digan tus amigos, y el nombre comercial sería como aparece tu nombre en tu DNI o acta de nacimiento.

O para que lo entendamos un poquito más, por ejemplo Grupo Danone es el nombre comercial de la marca de botellas de agua Font Vella.

¿Se entiende mejor? Esperemos que sí ?

¿Cómo saber si el nombre que has elegido ya está en el registro de marca?

Como decíamos antes, realizar el registro de marca es muy importante, porque podrás tener el mejor producto o servicio, pero si no tienes registrado el nombre de marca cuando estés en un punto de climax para esta, correrás el riesgo de que alguien lo registre o se pueda generar un conflicto legal como ya le ha pasado a otras grandes marcas.

Por ello, otro factor imprtante a comprobar es la disponibilidad del nombre de marca que hemos elegido.

En España el registro de marca se realiza en la oficina de Patentes y Marcas, la cual cuenta con una base de datos en la que se encuentran todas las denominaciones de marca registradas.

Ahí, en el directorio de la Oficina Española de Patentes y Marcas, es donde comprobaremos si nuestra marca está ya registrada.

Ahora solo nos queda rezar ? y cruzar los dedos ? para que el nombre que tanto nos ha costado elegir después de un gran proceso creativo, no esté ya registrado.

Caso real: El conflicto de registro de marca de Bimbo

Un caso muy conocido de conflicto por el registro de marca es el caso Bimbo. Y es que Grupo Bimbo nació en México en 1945, fundado por un grupo de emigrantes catalanes.

Casi dos décadas después, Jaime Jorba, uno de los fundadores, decidió traer la marca Bimbo a España, pero con la peculiaridad de que la fundó como una empresa independiente a la matriz mexicana.

Tras esto, la empresa, fundada en Cataluña, comenzó a andar e introdujo el pan de molde en España, haciendo que el pan Bimbo se convirtiese en un producto muy conocido por los españoles.

Sin embargo, un tiempo después, en 1978 decidió vender la empresa española a Campbell Taggart, quien posteriormente la vendería a grupo Sara Lee.

Así que, durante bastante tiempo Bimbo España y Bimbo México estuvieron conviviendo y creciendo, una en España y Portugal y la otra por América y Asia, de forma independiente.

Pero, cuando Grupo Bimbo México quiso expandirse y venir a España y Europa, lugar de donde eran sus creadores, se encontró con un pequeño problema al intentar registrar la marca ante la Oficina de Armonización del Mercado Interior (OAMI) y es que está no lo permitió.

Tras interponer un recurso, la empresa mexicana consiguió que se favoreciera el registro, pero solo para aquellos productos que no estaban vinculados con el pan.

Pero, Bimbo España no estaba de acuerdo y consideraba que esto causaría confusión entre los consumidores españoles.

¿Qué pasó?

Al final el tribunal europeo fue quien dio la razón a la empresa española en una sentencia del 14 de diciembre de 2012, señalando que el renombre que tenía la marca en España era suficiente para considerar que existía un riesgo de aprovechamiento futuro de la notoriedad de la marca.

Sin embargo, un tiempo antes, a finales de 2011, la empresa Sara Lee había decidido centrarse en sus marcas de café y té, vendiendo Bimbo España a nada más y nada menos que a…. (tambores ?) Grupo Bimbo México.

Es decir, que todo quedó en casa, pero los dueños de Bimbo quisieron que la disputa siguiese adelante a pesar de la compra para demostrar la notoriedad de la marca y así fijar un precedente para futuros conflictos.

Pero no todos los conflictos por el registro de marca tienen un origen común, como en el caso de Bimbo.

Podemos encontrarnos otros casos como el de la cerveza Corona, la empresa mexicana cuya marca es conocida a nivel mundial, pero que tuvo que cambiar su nombre a Coronita al llegar a España.

¿Por qué? Porque ya existía un registro de marca con el nombre Corona, perteneciente a la familia Torres y vinculado al mundo del vino. Así que no les quedo más remedio que hacerse conocidos en España con el nombre de Coronita.

¿Cómo realizar el registro de mi marca?

Para realizar el registro de tu marca tienes dos opciones:

  1. Presencial

Si quieres registrar tu marca de forma presencial, deberás rellenar un formulario de solicitud de Registro de Marca, donde deberás especificar ciertos datos de tu marca.

Además, deberás pagar unas tasas por la solicitud y presentar esta en la Oficina Española de Patente y Marcas junto con el justificante de pago.

  1. Online

Si quieres hacer el registro de tu marca de forma online, deberás dirigirte a la web o Sede Electrónica de la OEPM, hacer clic en “Trámites para signos distintivos” y dirigirte a la zona de “Solicitud de marcas, nombre comerciales y marcas internacionales”.

Una vez hayas rellenado los datos, deberás presentar la solicitud y abonar las tasas, como en la forma presencial.

Y, para los dos casos, es decir, tanto para la forma presencial u online, tu registro de marca pasará un proceso de revisión, en el cual se aprobará la nueva marca o en el que puede producirse algún fallo. Si esto pasase, se define un periodo para que puedas modificar tu demanda de solicitud.

Pero ya lo dice el refrán (y eso que nosotros no somos mucho de ellos ?), más vale prevenir que curar. Porque tus ideas y proyectos son tu mayor tesoro, y no creo que dejaras un tesoro desprotegido, ¿no?

Por eso en ocasiones como esta es bueno contar con la ayuda de profesionales y especialistas en patentes y marcas, como Maprotec, que además te pueden ayudar a registrar tu marca tanto a nivel nacional como internacional. No lo dudes, contáctales y comienza a proteger tu mayor tesoro, tu marca.

Por cierto, no olvides pasarte por nuestro último post y descubrir por qué deberías tener un blog corporativo para tu marca.

¿Consideras importante proteger tu marca mediante el registro de esta? ¿Has registrado alguna vez una marca? Cuéntanos en los comentarios.

¡Ah! Y si quieres conocer un poco más sobre nosotros y sobre lo que es Mood 359, entra aquí y descúbrelo ?

Información: Getquipu

Sabemos que las cookies normales no te gustan, pero el estado de ánimo de nuestras cookies es otro rollo.

Aunque si quieres saber sobre ellas, esta es nuestra versión de cookies, y si quieres más información haz clic.

ACEPTAR

Aviso de cookies
Share This